11/10/2006

"Tú eres una niña"

- Yo voy a ir. Tú eres una niña

- Jorge, vale ya...

Son las 8:55 de la mañana y al ir a trabajar escucho esta frase. Podriaís penser que se trata de un niño diciéndoselo a otra niña mucho más pequeñita. Sin embargo, la frase la suelta un niño de unos 7 años a una niña más alta y seguramente mayor, de unos 9.

No sé que siguió contestando la mujer mayor. No sé si eran hermanos y la señora su madre. No sé a que se refería el niño. Pero sé el tono en que se lo dijo, como le miró el niño al hacerlo y qué significa el comentario.

En el sistema educativo español ha empezado a sonar la palabra cooeducación, educación en la igualdad de género en todos los aspectos de la vida. Hasta hace poco era un materia trasversal en algunos ámbito de la educación informal (grupos de tiempo libre laicos). Sin embargo los libros siguen mostrando a la madre en la cocina y al padre en la fábrica, aunque poco a poco va cambiando. Pero no nos engañemos. No son sólo los dibujos. En los problemas de matemáticas María va a comprar y Juan juega al fútbol. Las referencias son continuas y los profesores siguen tratando de forma diferente a los niños y niñas.

¿Y qué pasa en casa? Me hubiese gustado saber qué le contestó esa señora al niño. Me gustaría saber que valores reales enseñan los padres actuales, qué es lo que ven en a su alrededor. Porque la sensación que tengo con los niños y niñas de las nuevas generaciones es que se matienen los roles de discriminación contra los que estamos intentando luchar nosotras, en el mundo adulto.

En Coeducación, espacio para educar en la igualdad encontrareís desde materiales educativos a experiencias personales de padres y maestros.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Curiosidad: ¿cuántos años tiene alguien que habla así?

risas y revolcones dijo...

RE: anónimo (comentario 1):
Este es un blog grupal, donde cada una piensa diferente pero respeta la opinión de las demás. Si está de acuerdo con el comentario nos alegramos. Sino, puede dejar su opinión.

Feérica dijo...

Esto no es cuestión de edades, ni de generaciones, es necesario una pronta adaptación al nuevo contexto. Hoy en día, tantos los libros de texto, como cualquier otro tipo de material didáctico, puede haber quedado caduco y no acompañan a los cambios favorables que pueden presentarse en este sentido. Las mujeres y los hombres tienen los mismos derechos, solo resta que muchos tomen conciencia de lo que ello implica y lo pongan en práctica.